Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo lavar la almohada

como lavar la almohada

Cada día pasamos entre seis y ocho horas de media durmiendo. Nuestra cara la apoyamos en la almohada e inevitablemente se puede ensuciar. No sólo los bebés, niños o personas mayores babean y pueden mancharlas. Todos, y es normal, si en algún momento dormimos con la boca abierta, nos puede pasar.

Por ende, las almohadas adquieren un tono amarillento con el paso del tiempo debido a dos motivos principales: el sudor y la saliva. Aunque no lo creas, durmiendo sudamos y por mucho que protejas la almohada con una funda protectora, el sudor termina traspasando la funda y manchando ambas.

Dado que no es agradable tener una almohada amarillenta, tampoco es agradable que los gérmenes se apoderen de nuestra almohada, por ello, para evitar la reproducción y crecimiento de bacterias, hongos y ácaros es fundamental mantener una correcta higiene.

En la actualidad, cualquier almohada permite su limpieza en la lavadora, pero dependiendo del material que esté hecha, deberás seguir unas pautas u otras. Para eso, comprueba las instrucciones del fabricante. Según el símbolo de lavado y su composición haz la limpieza más adecuada.

Cómo lavar una almohada de látex

Este tipo de almohada, permite el lavado a máquina y manual. Desde aquí te aconsejamos que hagas el lavado manual si no quieres que el látex pierda sus propiedades de forma temprana.

De todos modos, vamos a explicarte el lavado manual y el lavado de máquina y tú decides cuál hacer.

  • Lavado a máquina:

1. Pon la lavadora en un programa de agua fría.

2. Utiliza un detergente líquido. Especial prendas delicadas, así evitarás que tu almohada acumule residuos de jabón en su interior.

3. Incorpora bolas de lavado o pequeñas prendas, para no lavarla sola y que así no se dañe. Además de evitar eso, aprovecha ese lavado para otras prendas. ¡No estamos para derrochar agua!

4. Programa el ciclo de enjuagado dos veces, de esta forma te aseguras de que se eliminen todos los restos de jabón.

5. Una vez finalice el lavado, ponla a secar al aire libre, sin que le dé el sol directo, en la sombra y sobre una superfície plana.

  • Lavado manual:

1. Llena un recipiente con agua fría y detergente líquido. El detergente acuérdate de usar siempre especial para prendas delicadas.

2. Sumerge la almohada y lávala sin frotar.

3. No la dejes mucho rato a remojo, solamente el tiempo preciso para su lavado.

4. Con agua fría limpia, enjuaga todos los restos de jabón. Asegúrate de que no queden residuos. Repite las veces que sea necesario.

5. Una vez esté limpia, quita el exceso de agua en su totalidad.

6. Ponla a secar al aire libre, de manera horizontal, que no pierda su forma y no se estropee. Acuérdate de ponerla siempre a secar en la sombra.

Cómo lavar una almohada viscoelástica

Este tipo de almohadas están hechas de un material de última tecnología, la denominada espuma viscoelástica. Tiene propiedades de adaptabilidad y efecto memoria. ¿Qué quiere decir eso? Pues que son indeformables, vuelven a su estado original cuando las dejas de presionar. Esta característica hace que se moldee según la posición de tu cabeza , es adaptable y reparte la presión, por ello te da un placentero descanso.

almohada viscoelastica

¿Por qué te contamos esto? Porque si se moja en exceso perderá su peculiar efecto memoria y no queremos ser responsables de un mal descanso.

Pasos para lavar tu almohada viscoelástica

  • Ten listo un recipiente con jabón neutro y agua tibia.
  • Con un paño húmedo en el agua con jabón y escurrido, frota la almohada con movimientos circulares. No frotes.
  • Seca la almohada con una toalla o paño limpio una vez hayas limpiado las manchas.
  • Ya puedes dejarla secar en un sitio al aire libre, en la sombra.
  • Asegúrate de que está completamente seca antes de volver a utilizarla. Si quedaran restos de humedad puede aparecer moho y luego vienen los malos olores. Vamos a evitar a toda costa eso.

Cómo lavar una almohada de plumas o sintética

Este tipo de almohada se puede lavar sin problemas en la lavadora. Para ello sólo debes:

  • Usar detergente líquido para prendas delicadas.
  • Marcar la lavadora en el programa para ropa delicada a una máxima temperatura de 40º.
  • Metes la almohada en la lavadora y para que no quede medio vacía y sin volumen de ropa, añade bolas de lavado o alguna prenda.
  • Elige el ciclo de centrifugado suave.
  • Una vez termine el proceso la lavadora, ya puedes poner tu almohada al aire libre, en una sombra y dejarla que se seque. Con este tipo de almohadas procura remover el relleno para evitar que éste se apelmace y dejala secar de forma horizontal.

Éstos son nuestros consejos a la hora de lavar una almohada y mantenerla limpia e higienizada, pero siempre nos gusta añadir unos tips, que pueden parecer básicos o sabidos pero a veces se nos olvida ponerlos en práctica. Y es que, un aspecto esencial para mantener las cosas limpias es la prevención. Por ello te aconsejamos que utilices una funda extra en tu almohada y que la laves semanalmente junto a la colada de tus sábanas.