Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo lavar la zona vaginal de forma segura

Cómo lavar la zona vaginal de forma segura

La zona vaginal es una zona extremadamente sensible y muy delicada. Si no quieres sufrir de alteración en la flora de la vagina ésta requiere de una correcta higiene íntima y unos grandes cuidados, es por ello que el no saber cómo realizar una correcta limpieza puede provocar infecciones severas y graves problemas de salud y además si no tienes los conocimientos necesarios y haces lavados excesivos y continuados tampoco es algo beneficioso sino todo lo contrario.

Si notas un picor, escozor o que tu vagina desprende un olor muy fuerte, es recomendable que acudas al médico especialista de ginecología para que te haga una valoración. Podrías tener hongos (candidiasis) o bacterias que deben tratarse con medicamentos. Nunca te automediques sin haber consultado con un médico.

¿Qué productos son recomendados para lavar nuestra zona vaginal?

En el mercado existen muchos productos específicos de lavado íntimo, puedes encontrar desde jabón específico con PH neutro hasta toallitas para la zona vaginal. Aquí llegan las dudas, ¿Cuál es mejor? ¿Puedo usar un jabón corporal para la zona vaginal? O ¿Es mejor usar toallitas de higiene íntima?

Bien, el PH de la vagina y de nuestra zona genital externa es un PH ácido a diferencia del resto del cuerpo que es un PH neutro, por lo tanto no es recomendable utilizar jabón corporal en la zona vaginal. Aunque dispongas de un jabón específico, de PH ácido, nunca es el mismo PH ácido que el de esa zona y puede verse alterada derivando en picores o infecciones, por esa misma razón a menos que tu médico te recomiende uno específico es mejor que sólo utilices agua.

De igual manera pasa con las toallitas de higiene íntima. Éstas también tiene un PH ácido completamente diferente al de tu zona vaginal, y aunque las vendan como el remedio contra el olor y para sentirte más limpia y fresca, éstas pueden provocar exceso de humedad en tu zona vaginal y derivar en problemas más graves de salud.

Cómo lavar la zona vaginal

El hecho de que no se recomiende lavar la zona vaginal con jabón no significa que tu vagina vaya a estar sucia. La limpieza íntima de la zona vaginal debe hacerse a diario y una vez al día es suficiente para no causar irritación. Como te hemos comentado es preferible hacerlo con agua tibia y en caso de usar un jabón, debe ser un jabón específico recomendado por tu médico.

  • Lava la zona vaginal con movimientos de adelante hacia atrás, nunca al contario para evitar trasladar los gérmenes de la zona anal. Es preferible que uses solamente agua y que lo hagas con tus manos, incluso con la propia caída del agua mientras te estás dando una ducha es suficiente. Puedes corroborarlo con un ginecólogo.
  • Pasa tus dedos con cuidado por la zona de los labios suavemente y también por la zona que rodea el clítoris, no lo hagas de manera directa porque podrías dañarte. La mejor forma de lavar tu zona vaginal, es así, con las manos y dedos evitando usar esponjas porque son un nido de gérmenes. Además éstas pueden irritar la zona íntima y causarte molestias.
  • Una vez limpia la zona vaginal seca con una toalla y de la misma forma que te hemos explicado; con movimientos de adelante hacia atrás hasta eliminar cualquier resto de agua y humedad.
como lavar la zona vaginal

¿Las duchas vaginales son necesarias?

Las duchas vaginales tienen pocos beneficios y muchos riesgos. ¿Qué entendemos por duchas vaginales?

Una ducha vaginal es el lavado mediante irrigación de agua u otras soluciones específicas para la zona íntima en el interior de la vagina. Expertos en ginecología nos dicen que el cuerpo elimina sustancias y limpia la vagina de manera natural y por tanto son totalmente innecesarias y no están recomendadas en absoluto, solamente en ocasiones especiales.

Hay mujeres que utilizan este sistema para sentirse más limpias tras la menstruación o incluso tras mantener relaciones sexuales y no saben de los riesgos que ello conlleva. Usar las duchas vaginales de manera asidua tras estas situaciones lo único que consigue es eliminar la flora vaginal que es la protección natural de la vagina e incrementar el riesgo de infecciones.

La flora vaginal son bacterias buenas que ayudan a mantener el PH adecuado en la zona para no contraer infecciones. ¡Olvídate de las duchas vaginales!

Consejo para mantener la zona vaginal sana y limpia

Nunca frotes la zona vaginal a no ser que sea de extrema necesidad, pues se trata de un área muy sensible y requiere de cuidados muy especiales.

Siempre que laves la zona vaginal, enjuaga con abundante agua sin necesidad de que el chorro apunte directamente a la zona de la vulva externa. Cuando termines la limpieza íntima, asegúrate de secar muy bien la zona vaginal después de cada aseo eliminando todos los restos de humedad.

Evita el uso de desodorantes íntimos ya que pueden enmascarar los malos olores vaginales y no favorecen en nada, de hecho pueden llegar a provocar irritaciones y alergias.

Usa siempre ropa interior de algodón 100% y evita los tejidos sintéticos y muy ajustados ya que impiden la correcta transpiración y pueden ocasionar malos olores.

Durante la menstruación es recomendable cambiar los tampones o compresas de forma regular para evitar humedad en la zona y no dormir con ellos. En este caso te recomendamos utilizar la copa menstrual ya que se puede esterilizar después de cada uso y además no contiene toxinas para el cuerpo.

Y por último, lava siempre bien la zona íntima después de las relaciones sexuales.