Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo lavar y esterilizar un biberón

Cómo lavar y esterilizar un biberón

Si has sido papá o mamá recientemente seguramente la alimentación de tu bebé sea una de tus mayores preocupaciones, y no sólo eso sino también la higiene y seguridad donde se los preparas. Es por eso que aprender a lavar bien un biberón y sus tetinas es algo fundamental. Sobre todo porque el sistema inmunitario del bebé todavía no está desarrollado y debes asegurarte de prevenir infecciones.

Limpiar y esterilizar un biberón no es una tarea complicada, a día de hoy si el bebé tiene más de cuatro meses no es necesario esterilizarlos pero sí lavarlos bien para evitar bacterias y microorganismos.

Hace unos años era indispensable usar esterilizadores de biberones y chupetes antes de cada toma. En cambio, en la actualidad los expertos nos dicen que desinfectar el biberón continuamente es como crear una burbuja a tu bebé contra gérmenes, lo que le impide desarrollar su sistema inmunitario correctamente.

Pasos para lavar correctamente el biberón

  • Antes de nada, lava bien tus manos con jabón neutro y agua tibia, de nada sirve lavar el biberón si tus manos están sucias.
  • Como te he comentado al principio, es aconsejable que si el biberón es nuevo a estrenar, sí lo esterilices como método de prevención e higiene y después de cada toma que haga tu bebé la manera más efectiva será con agua y jabón.
  • Lava cada parte del biberón por separado (tapa, recipiente y tetina). Para ello te recomiendo que tengas un jabón especial para lavar los biberones que lo puedes encontrar en cualquier farmacia y/o parafarmacia.
  • El recipiente debes lavarlo con una escobilla específica para biberones, es muy práctica y sencilla de utilizar y te permite lavar el biberón profundamente. Normalmente quedan residuos de leche adheridos y pueden crear bacterias pero en cambio, con este cepillo podrás llegar a las zonas más difíciles sin ningún tipo de problema.
  • Algunas escobillas contienen en su asa otra escobilla específica para limpiar las tetinas, si la tuya no la tiene, puedes comprarla en la farmacia o en alguna tienda de puericultura.
  • Lava la tetina con el jabón procurando que no queden restos de suciedad y además insiste en la zona de la rosca del biberón y en los bordes interiores, tanto de la tetina como de la rosca.
  • Cuando ya tienes todas las partes del biberón enjabonadas, tienes que aclarar con abundante agua y asegurarte que no queden restos del detergente ni en el interior del recipiente y tetina ni en los bordes de la rosca.
  • Una vez está todo bien aclarado con agua, debes dejar secar cada parte en un lugar limpio. Procura que las piezas estén boca abajo para que las gotas de agua se escurran y queden bien secas y sin restos de humedad.
  • No te recomiendo que seques el biberón con un trapo o bayeta porque te arriesgas a que queden bacterias en su interior y todo el trabajo que has hecho no habrá servido de nada.
  • Ahora sí, cuando ya esté todo seco y escurrido podrás guardar el biberón. Es aconsejable que lo guardes desmontado, cada pieza de forma individual y que sea en un lugar limpio y seguro.
  • ¡Ya tienes el biberón listo para la próxima toma de tu bebé!

Recuerda que si tu bebé es recién nacido, hasta los 3-4 meses sí debes esterilizar el biberón después de haberlo lavado. Asimismo es aconsejable que tengas más de un biberón para tener siempre uno seco y limpio.