Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Como limpiar los azulejos de baño y cocina

El baño y la cocina son las habitaciones de la casa que mas limpieza necesitan, bien porque lo utilizamos para nuestra higiene íntima o porque el buen estado de los alimentos y su conservación dependen de de una correcta desinfección.

No solo debemos prestar atención a la limpieza de las mamparas, en los azulejos del aseo también se acumulan gérmenes y moho que a la larga puede ocasionar problemas de higiene.

Como limpiar y desinfectar azulejos

En las paredes habitan bacterias que pueden provenir de una mala limpieza del inodoro, especialmente cuando tiramos de la cadena con la tapa abierta ¿te suena?

como limpiar azulejos de baño y cocina

La humedad de las duchas a la larga ocasionan la aparición de moho y cal o lechada que a veces es imperceptible a la vista. Por ello se recomienda limpiar la pared de baños y cocina en profundidad al menos una vez al año.

🚿 Zona de la ducha

Los azulejos que se encuentran en el interior del plato de ducha o la bañera tienen fácil solución, pues podemos usar la alcachofa directamente para aclarar lo que vayamos a limpiar.

🛁 Resto del baño

En este caso vamos a necesitar de un barreño lleno de agua para sumergir el estropajo y aclarar después de que hayamos frotado. Recuerda que debes hacer hincapié en toda la pared por igual, especialmente en esta zona que nunca llega a mojarse como la del interior de la bañera.

limpiar azulejos con bicarbonato para moho y cal

🍴 Azulejos de la cocina

Aquí vamos a usar la misma técnica que para el resto del baño, nos ayudaremos con un cubo lleno de agua e iremos repasando todos los azulejos.

Pasos para limpiar azulejos

Lo primero que tienes que hacer es protegerte las manos, usa guantes de látex o de goma para limpiar platos, que se puedan reutilizar varias veces, olvida los guantes de un solo uso que se rompen y contaminan.

¿Qué vas a necesitar?

  1. Guantes
  2. Cubo o barreño
  3. Atomizador o pulverizador
  4. Estropajo, esponja en forma de flor o cepillo de dientes viejo
  5. Rama de eucalipto (opcional para perfumar)
  6. Bayeta o trapo
  7. Agua
  8. Bicarbonato
  9. Vinagre blanco
  10. Limón
  11. Jabón de platos o lavavajillas

Paso 1

En el atomizador mezcla un poco de agua sola o de eucalipto y un chorro de lavaplatos. Pulveriza generosamente encima de los azulejos hasta que se quede humedecida por completo.

Paso 2

Ahora coge un cuenco pequeño y echa 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y medio limón exprimido. Con la propia mano, coge la mezcla y empieza a frotar por toda la pared, haciendo hincapié en las juntas y las ranuras. Si lo prefieres ayúdate del estropajo.

Paso 3

Ahora coge el viejo cepillo de dientes o la esponja en forma de flor y frota con fuerza las juntas de los azulejos. Echa mas bicarbonato y limón si lo consideras oportuno, especialmente si tiene un color marrón o negro.

Paso 4

Coge una esponja de lavaplatos o una bayeta y humedécela. Pásala por toda la pared para ir retirando los restos. Ayúdate con el barreño e intenta eliminar los restos de la mezcla.

Paso 5

Humedece una bayeta y mójala en vinagre blanco. Ahora frota por toda la superficie con el trapo muy mojado y escúrrelo para dar una nueva pasada y eliminar la humedad. Este paso ayudará a resaltar el brillo del azulejo y desinfectará por completo.

Paso 6

Este paso es opcional y sirve para dejar un olor duradero en los azulejos del baño o la cocina. Echamos mano de una esponja húmeda sin que llegue a chorrear y le echamos una gotas de aceite esencial, que puede ser de tomillo, lavanda, menta o romero (entre otros).

Además de quitar el mal olor también va a perpetuar la limpieza profunda de los azulejos y nos facilitará el trabajo la siguiente vez.

Con la esponja humedecida, vuelve a pasar por toda la pared sin necesidad de frotar profundamente y deja secar al aire libre.

Limpiar los azulejos del aseo y la cocina nos ayuda a prevenir la aparición de moho, sarro, cal y bacterias agresivas, especialmente cuando nos acabamos de mudar a una nueva casa o después de una obra. Todo lo de después será cuestión de mantenimiento.