Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar brochas, rodillos y pinceles y quitar la pintura reseca

Como limpiar brochas, rodillos y pinceles

Pintar las paredes de nuestra casa puede ser una tarea divertida y entretenida, pero una vez terminamos ¡llega el drama! nos encontramos con unas brochas y rodillos manchados y empapados en pintura. Lo mismo ocurre cuando hemos pintado un bonito cuadro, es hora de limpiar los pinceles para la siguiente ocasión.

Si has llegado hasta aquí es porque no sabes cómo limpiar tus brochas, es algo sencillo y básico pero a la vez inusual porque no es algo que se haga a diario, y si no las tratas con cuidado se deteriorarán irreversiblemente.

Llega el turno de limpiarlas para mantenerlas en las mejores condiciones. Debes hacerlo lo más rápido posible si quieres que te duren mucho tiempo.

Vamos a darte una guía para limpiar y conservar tus brochas y rodillos en óptimo estado. Antes de nada, decirte que si por cualquier motivo no puedes hacer la limpieza al momento y en la mayor brevedad, puedes envolver las brochas en film transparente para evitar que se sequen y así también evitar que la pintura se endurezca. Otra opción es dejarlos en un cubo con agua o disolvente. Te recordamos, que esto es algo temporal sino acabarán deteriorándose igual.

Antes de limpiar las brochas, pinceles y rodillos

Lo primero de todo, te aconsejamos que elimines la mayor cantidad de pintura que haya podido quedarse en la brocha en un papel de periódico aparte o en su lata original. Así el trabajo posterior será mas fácil.

Con sumo cuidado rasca con un cuchillo de cocina la parte metálica de la brocha, generalmente ahí se acumulan restos de pintura. Trata de eliminar y limpiar el máximo posible.

Como ves, los pasos previos consisten en intentar quitar al máximo los restos de pintura seca o húmeda. Será mucho mas fácil eliminar la pintura de los rodillos si lo hacemos inmediatamente después de pintar.

Pasos para limpiar brochas de pintura

Ahora si se te ha quedado la pintura reseca en los rodillos, debes seguir éstos consejos si quieres volver a utilizarlas:

  1. Sumerge en diluyente agua si la pintura utilizada es pintura al agua o pintura plástica. En el caso de óleos y/o esmaltes deberás utilizar como diluyente el aguarrás disolvente universal o trementina.
  2. Estruja repetidamente mientras las sumerges en el disolvente o agua para que se desprenda la pintura de todas las cerdas .
  3. Una vez estén limpias que veas que no quedan rastros de pintura en la raíz de las cerdas, prepara un recipiente con agua y jabón. Puedes usar jabón neutro pero te recomendamos que uses jabón en pastilla, por su densidad,  ya que tiene mayor eficacia y poder de limpieza.
  4. Sumerge en la solución de agua y jabón todas las brochas y utensilios. Con este agua, frota y limpia una a una, exprimiendo y escurriendo hasta que aprecies que están limpias en su totalidad. De este modo eliminamos también los restos de disolvente.
  5. Aclara con abundante agua y escurrelas lo máximo posible y ponlas a secar en un sitio con ventilación.
quitar la pintura reseca de los pinceles

¡Y listo! Ya tienes tus brochas limpias.

Un truco adicional es que las cuelgues boca abajo mientras se secan, así evitarás que tus brochas no se deformen.

Cómo quitar la pintura seca de las brochas

Tranquilo, no está todo perdido. Puedes recuperar tus utensilios y brochas aunque la pintura ya esté seca. En este caso para limpiarlas:

  1. Prepara un cubo con aguarrás disolvente universal
  2. Introduce las brochas, rodillos o utensilios que quieras limpiar y déjalos sumergidos durante unas horas hasta que se ablanden.
  3. Una vez pasado el tiempo, escurre bien los utensilios y con un papel de periódico frota todos los restos de pintura.
  4. Ahora con agua y jabón limpia una a una para eliminar cualquier rastro posible que haya quedado de esa pintura seca e incrustrada.
  5. Termina de aclarar con abundante agua y ponlas a secar con el tip adicional que te hemos dicho anteriormente; siempre suspendidas boca abajo para que así no se te deformen las cerdas y tengas una brocha limpia como el primer día.

En el caso de que el disolvente no funcione y te cueste retirar la pintura seca, puedes seguir estos mismos paso con decapante, pero reduciendo el tiempo en el que dejes las brochas sumergidas.

Espero que éstos trucos te sirvan de ayuda para quitar la pintura reseca de brochas y pinceles y no tengas que gastar dinero en comprar unas nuevas.