Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Como limpiar cristales de interior y exterior

Si leíste el artículo sobre como limpiar espejos y no dejar marcas te habrás dado cuenta de que se pueden utilizar tanto productos químicos como productos naturales, aunque nosotros preferimos lo natural.

Los cristales son muy parecidos entre sí, independientemente del tamaño, un cristal está bien limpio cuando no se observa ninguna marca en su superficie y además no hay polvo impregnado.

💦 Limpiar cristales interiores de cocina, baño y habitaciones

Los cristales de la cocina y la mampara del baño son más prioritarios debido a que en ellos realizamos acciones que manchan con más frecuencia tales como cocinar, lavar platos, cepillarnos los dientes, ducharnos, etc. Por esta razón debemos priorizar la higiene de éstos dos habitáculos.

Para cristales muy sucios

Necesitaremos:

  • Un atomizador o pulverizador
  • Agua
  • Vinagre blanco
  • Paño seco
  • Papel de periódico/absorbente
  • Jabón de lavar platos
  • Amoniaco

En el atomizador mezclamos 3 partes de agua con una de vinagre blanco y removemos hasta conseguir una masa uniforme. Pulverizamos en la superficie de los cristales y dejamos actuar unos minutos.

Si la suciedad persiste, sustituye el vinagre por amoniaco y añade jabón de lavar platos (lavavajillas), pulveriza generosamente por toda la superficie y deja actuar otros minutos, después aclara con un trapo húmedo hasta eliminar el jabón y repasa con un paño seco.

Para un terminado impecable, pasa papel de periódico o papel absorbente por toda la superficie, este truco es ideal para eliminar marcas (especialmente para espejos de habitaciones y baños).

Para cristales poco sucios basta con pasar un paño húmedo, secar con otro paño o en su defecto esperar a que seque y rematar con papel absorbente o papel de periódico.

💦 Limpieza correcta de cristales grandes

Para puertas grandes o ventanales es recomendable echar mano de instrumentos que facilitan la limpieza como la raqueta con alargador o un limpiador profesional que incluye el kit de limpieza.

Si no te lo puedes permitir o prefieres hacerlo con productos caseros, puedes repetir el proceso con los pasos anteriores.

Para la limpieza de ventanas, algunas pueden sacarse con facilidad de los raíles, en este caso te recomiendo quitarlas con ayuda de otra persona y meterlas directamente a la ducha. Unos buenos chorros de agua caliente y un repaso con paños secos bastarán para dejarlas impecables y si quieres eliminar cualquier tipo de marca no olvides pasar el papel de periódico.

Si no tienes la suerte de poder quitar las ventanas, ayúdate de un alargador casero como el cepillo de barrer o el plumero, envuélvelo con un trapo mojado en amoniaco y agua y frota hasta eliminar la suciedad. Espera a que seque y repasa con un trapo seco, en este caso será más cómodo usar papel absorbente en vez de periódico.

Ten mucho cuidado si limpias desde las alturas, toma las precauciones convenientes y si tienes vértigo pídele a un amigo o familiar que te ayude.

Truco: si tienes que limpiar por dos caras, un truco infalible es limpiar una cara haciendo círculos y la otra de arriba abajo, así cuando veas las marcas que han quedado sabrás de qué lado queda.

Consejos útiles:

  • Evita limpiar si va a llover
  • Si el cristal está recibiendo los rayos directos del sol, el acabado no será igual
  • Usa trapos y paños suaves para no arañar ni ensuciar la superficie
  • No uses productos abrasivos
  • Usar productos naturales como el vinagre siempre es más beneficioso tanto para tus materiales como para ti ya que no estás respirando químicos tóxicos.