Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar el acuario, sifonado y cambio de agua

como limpiar el acuario de peces

Tener un acuario en casa no debe ser sinónimo de horas y horas de trabajo para su mantenimiento. Su limpieza es fácil de realizar y no te llevará demasiado tiempo.

Si estás pensando en montar un acuario en casa pero no sabes nada de su limpieza y mantenimiento o, simplemente ya lo tienes y quieres saber cómo limpiarlo correctamente, aquí te daremos un tips para que tus peces se sientan en el acuario como si estuvieran en su hábitat natural.

Puedes hacer dos tipos de limpieza; la anual que es la “más laboriosa” porque para hacerla correctamente debes retirar todo de lo que dispone la pecera. O la limpieza periódica, que consiste semanalmente o cada mes hacer el cambio de agua, extraer las hojas muertas de las plantas naturales que tenga el acuario o incluso la poda de las mismas si éstas han crecido.

Queremos que tu acuario sea todo un espectáculo para la visión, por este motivo te explicaremos qué tareas debes llevar a cabo regularmente.

Cambiar el agua del acuario o pecera

Limpiar el acuario periódicamente no significa vaciarlo sino que se trata de hacer un cambio parcial de agua para que esté acondicionado correctamente y evitar el cúmulo de toxinas perjudiciales. De esta manera controlas los niveles de amoníaco y las bacterias nitrificantes y tus peces vivirán sanos.

Un punto a tener en cuenta es la cantidad de agua que debes sustituir, que viene determinada por el tamaño del acuario y la frecuencia de la limpieza. Es necesario respetar el ciclo biológico del acuario porque si cambias el agua con mucha frecuencia lo dañarás.

como hacer el sifonado de agua
  • Si te decides por cambiar el agua semanalmente, la cantidad de agua que renueves no debe ser mayor de un 10% de la capacidad del acuario. Es decir, si el acuario es de 100L, deberás cambiar 10L de agua.
  • Si el cambio lo realizas cada quince días, equivaldría a un 15% de la capacidad.
  • Mensualmente sería un 25-30% de agua la que debes cambiar, por eso es aconsejable hacerlo cada quince días porque es menor la masa de agua que manipulas y los peces se estresan menos.

Cómo hacer el sifonado del acuario

Éstos son los pasos que debes seguir para sifonar el acuario:

  1. Debes adquirir un sifón, lo encontrarás en cualquier tienda de animales especializada. Lo que consigues con este objeto es no sobrecargar los filtros porque elimina los deshechos e impurezas del fondo del acuario y además te ayuda en el proceso de intercambio del agua. Después de usar el sifón, deberás reponer el agua que haya expulsado.
  2. Prepara un recipiente donde verter el agua sucia que saques al sifonar el acuario.
  3. Sifona el acuario. Introduce el sifón por la parte ancha y remueve por el fondo para retirar toda la suciedad. Con este “aspirador” vas a retirar las heces de los peces y restos de comida que se acumulan en el fondo del acuario. Se basa en aspirar por un extremo e ir dejando que el agua que saca fluya al recipiente aparte.
  4. Extrae las hojas muertas o restos de suciedad y comida que encuentres en la superfície.
  5. Una vez has hecho estos pasos, deberás renovar el agua sucia por el agua nueva. La cantidad que eches de agua limpia del grifo dependerá del porcentaje de agua sucia extraída. El agua que pongas nueva deberá haber estado previamente dos días en reposo para perder ese cloro o bien podrás tratarla con algún producto específico acondicionador del agua. Este producto lo podrás encontrar en cualquier tienda especializada.

Recuerda siempre que el agua nueva debe ser tratada antes de llenar el acuario y que debe estar a la misma temperatura que el agua que ya hay en el acuario. Además comprueba el PH de la misma, de esta forma sabrás si el agua está en el estado óptimo para que tus peces vivan saludablemente.

La mayoría de acuarios de agua dulce requieren un PH de entre 6.5 y 7.5. En cambio los acuarios de agua salada su PH debe ser mayor a 8,0.

El medidor de PH también podrás encontrarlo en cualquier tienda especializada.

Cómo limpiar el acuario a fondo

Como bien te hemos comentado al inicio de este artículo, la limpieza anual de la pecera es la más laboriosa y es que consiste en limpiar más a fondo el habitáculo de tus peces. Para ello deberemos limpiar a conciencia el interior del acuario; cristales, adornos y los filtros entre otras muchas cosas.

limpiar el cristal del acuario

 ¡No te agobies! es más sencillo de lo que parece.

  1. Desconecta los aparatos eléctricos. Es un paso imprescindible ya que los filtros, calentadores de agua, luces y ventilación están conectados a la red eléctrica. Seguidamente podrás retirar la tapa del acuario y limpiarla con agua. Sécala bien después con papel de cocina o un paño que no desprenda fibras o pelusa.
  2. Es momento de cambiar el agua y para ello deberás retirar los peces del acuario. Prepara un recipiente provisional y asegúrate de que esté limpio y no tenga restos de suciedad o restos de jabón o productos químicos. Ten en cuenta que mientras estés limpiando el acuario tus peces deberán morar ahí.
  3. Sifona el acuario. Este paso es el que ayuda a limpiar las heces de los peces que se acumulan en el fondo además de restos de comida o suciedad. A la vez que limpias el fondo, el sifón recoge el agua sucia. Ese agua será la que eches en el recipiente provisional el cual será la casa temporal de tus peces.
  4. Con la ayuda de una red adecuada los pescarás y los irás colocando en el recipiente con el agua extraída.
  5. Una vez tienes el acuario libre de peces, ya puedes empezar a retirar los elementos decorativos. Si tienes plantas artificiales, cuevas, piedras, corales o vasijas, sácalas y limpialas una a una con abundante agua fría y las dejas secar al aire. Si las plantas son naturales y necesitan que las cortes, es el momento indicado.
  6. Mientras se secan los adornos puedes limpiar los cristales del acuario. Para este tipo de limpieza no emplees detergentes ni productos de uso doméstico porque pueden dejar residuos y son peligrosos para la salud de tus peces.
  7. Ayúdate de una almohadilla específica para la limpieza de los cristales. En cualquier tienda de animales las encontrarás. Son hechas de un material efectivo para arrastrar la suciedad pero a la vez delicadas con el cristal ya que no lo van a rallar.
  8. Una vez limpios, toca encargarse del fondo del acuario. Aunque ya previamente eliminaste con el sifón parte de la suciedad, asegúrate de que no queden restos y dejarlo completamente limpio. En este proceso puedes eliminar entre un 50 % o 60% del agua sucia, pero no elimines nunca el agua en su totalidad porque eliminarías muchas de las bacterias beneficiosas. Gracias a estas bacterias se combaten los microorganismos nocivos que hay en el acuario.
  9. Revisa el filtro, si está deteriorado es momento de reemplazarlo por uno nuevo. Si está en perfecto estado, bastará con que lo limpies con un cepillito y el mismo agua del acuario. Hazlo siempre como te indica el papel de instrucciones del filtro.

Consejos para conservar el agua del acuario

Ya sólo queda renovar el agua y volver a colocar los elementos decorativos para poner de nuevo en marcha el acuario con tus peces ya dentro.

  • El agua limpia que eches recuerda que debe ser previamente tratada como te hemos explicado anteriormente. Repondrás la cantidad necesaria equivalente al agua sucia eliminada y debes tener especial cuidado en la temperatura y el PH de la misma.
  • Finalmente coloca de nuevo los elementos decorativos; plantas, cuevas o corales y enciende el sistema eléctrico.
  • Dejarás que esté en funcionamiento una hora aproximadamente para que normalice la temperatura del agua antes de volver a introducir los peces.
  • Mientras tanto puedes limpiar los cristales por la parte externa. Usa un paño limpio ligeramente humedecido en agua.

Pasado el tiempo indicado ya puedes poner tus peces en el acuario y volver a disfrutar de esas vistas  que tanto te relajan. Y es que si hay algo en lo que coincide todo el mundo es que un acuario nos deja embobados!

No olvides de asegurarte el correcto funcionamiento de los filtros, el termostato y las comprobaciones del PH del agua. Y tampoco de darles de comer cada dos días su alimento apropiado.