Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar el mando de la tele

como limpiar el mando de la tele y otros equipos

Seguro que si miras encima de la mesa del salón encontrarás mínimo dos o tres mandos a distancia para diferentes equipos electrónicos. Los mando a distancia están presentes en nuestra vida cotidiana y es que hay muchísimos dispositivos que incorporan este control remoto.

La televisión es uno de ellos y probablemente el más usado. Nos ofrece la comodidad de estar en nuestro sofá e ir cambiando de canales sin necesidad de levantarnos. Si contáramos las veces que lo usamos y recurrimos a él probablemente nos asombraría.

Estamos muchísimo tiempo en contacto con él, tocando, pulsando, haciendo que acumule polvo, suciedad, incluso comida o líquidos. Si dejas que acumule todo tipo de partículas entre sus botones, estos se atascan y dejan de tener su adecuado funcionamiento. Incluso a veces queda pegajoso al tacto o el infrarrojo funciona con dificultad.

Es por ello que si lo limpias con cierta frecuencia no tendrás estos problemas y ¡¡alargarás la vida útil de tu mando a distancia!! Como queremos que ahorres en la compra de mandos nuevos, te explicamos en esta breve guía qué debes hacer para su limpieza.

Qué necesitas para limpiar el mando

  • Destornillador
  • Alcohol; no te preocupes, el alcohol se evapora rápido y no hay peligro de que oxide la placa
  • Bastoncillos (hisopos) o algodón
  • Bote pulverizador vacío. De esta forma, echando el alcohol en este bote, consigues pulverizar los algodones que vas a usar para la limpieza y así no empaparlos y evitar que mojemos con exceso la parte del circuito eléctrico.
abrir el mando de la tele para limpiarlo

Pasos a seguir

  1. Retira las pilas, por seguridad es mejor siempre quitarlas antes
  • Desmonta el mando a distancia. Para ello debes valerte del destornillador y aflojar algunos de los pequeños tornillos que tiene.
  • Una vez aflojados, separa ambas carcasas y retira la lámina donde están colocados los botones. Vas a encontrarte con cuatro partes: la carcasa inferior, la superior, la lámina de los botones y la placa del circuito eléctrico.

*Si tienes ciertas dificultades en separar las carcasas, puedes ayudarte con un destornillador plano para abrirlas entre sí.

  • Limpia los botones uno a uno con el algodón o bastoncillos impregnados en alcohol. Repasa  los espacios que hay entre ellos para asegurarte que queden limpios.

*Procura evitar la parte eléctrica. No queremos que te quedes sin mando a distancia.

  • Limpia también las dos carcasas tanto por dentro como por fuera. Con la ayuda de un algodón y el alcohol podrás retirar también esa suciedad que a veces queda pegajosa.
  • Una vez limpias y secas todas las partes, puedes volver a montar tu mando a distancia. Acuérdate del orden, carcasa inferior, placa del circuito, lámina donde se encuentran los botones, y carcasa superior.
  • Encaja bien todas las partes y atornilla cuidadosamente. Es importante que esté todo en su lugar para que vuelva a tener su correcto funcionamiento.

Como ves son unos pasos sencillos y fáciles pero sobretodo barato de hacer.  Una o dos veces al año haz esta limpieza interna. No queremos que te estreses haciendo zapping porque tus botones estén atascados.

Desde aquí, también te recomendamos que una vez semanalmente hagas una limpieza de mantenimiento. Consiste en hacer un repaso con una bayeta humedecida en agua o algún desinfectante sin lejía. Ahora con el virus presente en nuestras vidas, seguro que en casa tienes alguno. De esta forma te aseguras que tu mando de la televisión esté libre de gérmenes y suciedad.

¡Y esto es todo! Siguiendo esta pequeña guía prolongas la vida de tu mando a distancia y además ahorras dinero en comprar mandos nuevos. No sólo nos preocupamos por tu limpieza sino también por tu bolsillo.