Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar el radiador del coche

Cómo limpiar el radiador del coche

El radiador del coche es un circuito lleno de piezas y recovecos inaccesibles donde se acumula muchísima suciedad. Es fundamental en el buen funcionamiento de tu coche y muy importante para que el sistema de refrigeración esté en estado óptimo para épocas de frío o épocas de calor. Por ello, haciendo un buen mantenimiento y limpieza del mismo, evitarás averías y también evitarás tener que reemplazarlo por uno nuevo.

Limpiar el radiador del coche obstruido

Si el radiador de tu vehículo va acumulando suciedad, con el paso del tiempo empezará a perder la capacidad de refrigeración. Si esta suciedad se acumula por fuera impedirá que el aire entre en contacto con el radiador y no permitirá que baje la temperatura y la regule. En cambio, si la suciedad la acumula en su interior, impedirá que el calor se transmita correctamente del anticongelante al radiador y además puede dificultar la libre circulación del líquido.

No debes esperar a que el radiador del coche empiece a fallar para realizar esta tarea de limpieza.

Es importante que lo hagas cada cierto tiempo para así garantizar su buen estado y funcionamiento y evitar sustos o contratiempos.

Cómo saber cuando tengo que limpiar el radiador del coche

El radiador es un elemento clave en el vehículo cuya función es enfriar el agua que entra en el motor para que no se dañen los elementos internos del propulsor. Este componente cuenta con diversas canalizaciones que ayuda al intercambio térmico entre el líquido refrigerante y el aire ambiental.

como saber cuando limpiar el radiador del vehículo

Por ello, para el radiador es primordial que el nivel del mencionado líquido refrigerante sea correcto. Los expertos recomiendan revisarlo al menos una vez al año o cada vez que circulemos 20.000 kilómetros. Si en algún momento esta pieza deja de funcionar o sufre una avería notaremos alguno de los siguientes indicadores en nuestro vehículo:

Un aumento inesperado de la temperatura del motor, pérdida de agua, falta de líquido refrigerante o una obstrucción, puede desencadenar en una avería más grave.

Limpiar el radiador del coche por fuera

El polvo, el barro o los insectos pueden ser los principales factores que influyan en que el radiador del coche esté sucio. Si has notado alguna señal de las mencionadas, debes limpiar el radiador de inmediato aunque no es necesario llegar al extremo, conviene que periódicamente hagas una limpieza y para ello te explicamos cómo.

Este paso es muy fácil y sencillo. Cuando vayas a lavar el coche en un centro de lavado aprovecha para darle con la manguera a presión. Primero de todo, con el programa de enjabonado activo pasa la manguera por el frontal del radiador. Verás como con la presión de la manguera eliminas los restos de polvo o barro que haya entre sus rejillas. Minutos después, el tiempo que tardes en terminar de enjabonar todo el coche, activa el programa de aclarado y retira con la manguera todo exceso de jabón y suciedad.

como limpiar el radiador del coche por fuera

Evita utilizar programas con encerado caliente o abrillantador, porque dejan restos, se acumulan y no favorece en nada en el funcionamiento del radiador.

En el caso de que quieras limpiar el radiador del coche más a fondo, debes retirar el parachoques frontal para dejarlo al descubierto y tener más accesibilidad al radiador. Es un proceso más complicado y debes antes informarte de cómo se desmonta el parachoques delantero en el modelo de tu coche.

Si ya tienes claro cómo desmontar el parachoques frontal, sólo necesitas un cepillo, agua y jabón.

Con el radiador al aire libre frota bien toda la superfície, ayudate del cepillo para acceder a esas zonas más difíciles. Una vez enjabonado, enjuagalo con agua presión y asegurate de dejarlo limpio de cualquier resto de insectos o suciedad.

Ya puedes montar nuevamente el parachoques delantero y presumir de coche y radiador limpio.

No uses nunca nada de metal para limpiar el radiador y mantén especial cuidado en no deteriorar las láminas de aluminio.

Cómo limpiar el radiador del coche por dentro

Cómo ya te hemos comentado, el radiador requiere un mantenimiento periódico y no debes esperar a que éste falle para que hagas su limpieza. Ya sabes cómo limpiarlo de exterior, pero es importante también que sepas cómo realizar la tarea de limpieza interior. La higienización periódica es recomendable que la hagas cada dos o tres años ya que el radiador es el núcleo de un circuito que contribuye a que la temperatura del motor sea la óptima y adecuada.

limpiar el radiador por dentro
  1. Primero de todo el motor debe estar en frío. Es un paso esencial porque si el motor aún está caliente, la temperatura y la presión dentro del circuito pueden causar que salpique el líquido al destapar la entrada. No queremos que sufras ningún percance.
  2. Vacía el circuito. Para vaciar el radiador y todo el sistema de refrigeración tienes que acceder a la parte baja del coche. Encontrarás una llave o tapón que al abrirlo permite el vaciado del anticongelante. Aunque el motor esté frío, procura usar un trapo para no quemarte al manipular el tapón o llave. El líquido refrigerante es muy tóxico, por lo tanto es necesario que utilices un recipiente donde vaciarlo para posteriormente desecharlo en un centro de reciclaje, comúnmente llamado punto limpio.
  3. Una vez tengas el radiador completamente vacío y no queden restos de líquido refrigerante, enjuágalo con agua. Si es agua caliente, muchísimo mejor.

Con la entrada abierta y con ayuda de una manguera, colocala en la apertura del radiador o vaso de expansión y deja que fluya el agua con la máxima presión que puedas sin que salpique. Asegura que el tapón o llave inferior esté abierto, de esta forma el agua saldrá con facilidad. Echa abudante agua hasta que veas que sale completamente cristalina.

  • Con el circuito del radiador limpio, el siguiente paso es que lo rellenes con un líquido específico para limpieza de radiadores o en su defecto con agua destilada.
  • Si utilizas el producto específico, vierte la cantidad indicada en las instrucciones del bote.
  • Cuando tienes el déposito lleno, cierras la llave o tapón superior e inferior y enciendes el motor para que se caliente nuevamente.

Enciende también la calefacción a máxima temperatura. Mantenlo así en ralentí unos treinta minutos y después apaga el motor y espera que se enfríe de nuevo.

  • Ya frío el motor y radiador, abre la llave o tapón inferior como te hemos indicado anteriormente y vacíalo. Espera que salga toda el agua destilada o el producto específico para limpiar radiadores. Ya está tu radiador bien limpio.
  • Como último paso ya sólo debes rellenar con anticongelante nuevo.

Cierra la llave o tapón inferior para que no pierda el líquido que ahora le eches. Rellena el depósito del radiador poco a poco con el refrigerante nuevo. Este líquido tiene los aditivos necesarios para cuidar del radiador y sus circuitos.

  • Ya tienes la puesta a punto hecha. Nivela el vaso de expansión, el nivel debe estar en el máximo sin pasarte.

Cómo nivelar el líquido anticongelante del radiador del coche

El coche debe estar en una superficie horizontal y llana para que te facilite la comprobación. A partir de aquí puedes mirar las marcas situadas al lado del depósito. Encontrarás dos rallas; una que indica el máximo y la otra el mínimo de anticongelante que debes tener. Por lo tanto, lo ideal es que esté entre ambas.

Si está por debajo de lo recomendado, sólo tienes que rellenar con un poco más de líquido refrigerante. Es importante que no mezcles tipos de anticongelante porque cada uno tiene una función específica. Es tan fácil como comprar el líquido refrigerante del mismo color que lo tienes actualmente y en el caso de que quieras cambiarlo por completo, deberás acudir a un taller especializado.