Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar enchufes y regletas de forma sencilla

como limpiar enchufes y regletas

Los enchufes y regletas son un lugar propicio a la acumulación de polvo y suciedad puesto que los tocamos muchas veces al día. No siempre tenemos las manos limpias, por eso acaban siendo un nido de bacterias y de gérmenes. Sobre todo en hogares con niños es importante mantener las precauciones oportunas y tenerlos limpios y protegidos.

Muchas veces nos encontramos que están en lugares con difícil acceso, detrás de muebles que nunca movemos o sin ir más lejos detrás de la nevera. Al no ser visibles lo más fácil es que te olvides de ellos y acaban acumulando polvo y pelusas con el consiguiente riesgo:

Si acumula mucho polvo dentro de los agujeros puede dificultar el paso de la corriente y los electrodomésticos pueden dejar de funcionar correctamente.

Y si dejas que las pelusas se apoderen de tu enchufe, puede recalentarse, saltar chispas e incendiarse.

Si el cómo limpiarlos es algo que te trae de cabeza por el hecho de ser conductos transmisores de electricidad, no te preocupes, te explicamos paso a paso cómo limpiar tus enchufes y regletas y que queden relucientes.

Así que si tienes dudas de cómo limpiar los enchufes, hoy te vamos a dar algunos consejos de limpieza efectivos y seguros. Siempre con las medidas de prevención necesarias sin miedo a riesgos o accidentes.

– Primero de todo, por seguridad, deberás apagar el interruptor general de tu casa. En el cuadro de electricidad, desconecta cualquier fuente de energía. De esta forma evitas riesgos.

apagar plomos generales de la luz para limpiar enchufes sin riesgo
Apagar los plomos generales para evitar peligros a la hora de limpiar los enchufes

– Prepara un hisopo o bastoncillo de algodón, alcohol isopropílico/propanol, una bayeta de microfibra y un paño fino de algodón.

💧 El alcohol es buen desinfectante y al tener rápida evaporación es ideal para la limpieza de enchufes. Eso sí, hay que hacer un uso responsable y debes tener precaución porque es inflamable. Pero al evaporarse rápido nos aseguramos de que no queden restos de humedad en los enchufes y regletas y por lo tanto no cabe la posibilidad de que se forme ningún cortocircuito.

– Una vez tienes todo lo que necesitas, pasa un bastoncillo de algodón en seco por los agujeros del enchufe y por el interior de la regleta. Así eliminas el polvo superficial y las pelusas que se acumulan en ellos.

Coge la bayeta de microfibra y humedécela ligeramente en el alcohol. Te puede servir de ayuda poner el alcohol en un bote de spray para pulverizar la bayeta y que ésta no se empape mucho para que no te encuentres con una bayeta con exceso de alcohol. En tal caso, escúrrela si es necesario.

– Con la bayeta humedecida en alcohol, limpia el interior del enchufe y la regleta, procurando siempre que no entre el alcohol en los agujeros.

– Ahora es el turno de limpiar los orificios del enchufe por fuera. Humedece un hisopo con el alcohol propanol y escúrrelo con los dedos para asegurar que no gotea. Limpia suavemente y con cuidado la parte exterior de los orificios.

– Una vez tienes todos los enchufes y regletas limpios, con el paño de algodón, seca bien toda la superfície e interior de la regleta y del enchufe para que queden limpios y sin rastro de humedad alguna.

Si te encuentras con zonas difíciles de limpiar y ves que con el bastoncillo no llegas a esos recovecos, te aconsejamos que pruebes a utilizar un pincel fino.

Para las manchas difíciles que no se han eliminado con el alcohol, puedes aplicar en una bayeta un poco de desengrasante y frotar con fuerza. Al terminar, pasa un trapo seco para que no queden restos de humedad del desengrasante. De este modo podrás volver a reestablecer la corriente en tu hogar.

Por último, como recomendación, si tienes niños en casa, busca protectores específicos para enchufes. Con un protector de enchufes instalado los más pequeños no pueden acceder a ellos de forma directa ya que estos protectores los recubren. Son fáciles de poner y con ello evitarás sustos. Además, evitan que los enchufes se ensucien y que acumulen pelusas o polvo en sus orificios.