Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar la lengua correctamente

La lengua es la gran olvidada en la limpieza bucal de la mayoría de personas, se trata de un músculo tan potente como delicado que acumula bacterias y produce mal aliento si no se limpia correctamente.

El color de tu lengua debe tener un aspecto uniforme, si te miras frente al espejo y encuentras una capa blanca o amarillenta probablemente se aun síntoma de que no está completamente limpia.

💭 Cómo saber si tengo la lengua limpia

La lengua es un músculo imprescindible que se sitúa en la boca y que participa en la masticación y deglución de los alimentos. Al presentar una superficie irregular también acumula restos de alimentos que se convierten en bacterias y que deben ser eliminadas para una correcta higiene bucal.

como cepillarse la lengua y quitar toda la suciedad

En su naturaleza, la lengua tiene un color rosado parecido al de nuestras encías y además debe tener un aspecto uniforme en todas las zonas.

Si encontramos una capa blanca o amarillenta similar a esta (foto) significa que no está limpia y a veces no es suficiente con frotar con el cepillo de dientes.

💧 Limpiar la lengua en profundidad

Si no tienes la costumbre de cepillar tu boca varias veces al día es posible que hayas descuidado tu lengua, a veces con un cepillado profundo bastará para eliminar la capa de suciedad:

  • Cepillo con cerdas blandas
  • Parte posterior de algunos cepillos
  • Pasta de dientes
  • Colutorio

Echa pasta de dientes en el cepillo y comienza a frotar suavemente abarcando toda la superficie de la lengua. Realiza movimientos circulares desde atrás hacia delante (garganta punta de la lengua).

Ahora arrastra desde atrás hacia delante para sacar toda la suciedad y escupirla en el inodoro. Repite este proceso varias veces hasta ver tu lengua rosada.

Aprovecha este momento para cepillar en profundidad toda la boca y evitar que queden restos de comida en los dientes ya que éstos pueden acabar en la lengua.

Echa mano de tu enjuague bucal o colutorio para ofrecer un acabado impecable.

🔥 Para lenguas muy sucias

En el caso de que quieras limpiar tu lengua y contenga mucha suciedad puedes ayudarte de un raspador seco.

Antes de nada, enjuaga tu boca con agua caliente tirando a templada o con el colutorio bucal, durante 1 ó 2 minutos para ablandar la suciedad.

Ahora coloca el raspador encima de la lengua, en la zona más cercana a la garganta y “raspa” hacia la punta de la lengua. Ten cuidado con las naúseas, si colocas el raspador muy atrás puede provocar vómitos, así que ve probando diferentes distancias.

Cuanto más atrás la coloques mejor limpieza conseguirás y dependiendo del sujeto puede aguantar en mayor o menor medida estas nauseas.

Como la lengua tiene una superficie irregular primero tenemos que raspar de atrás hacia delante y luego de izquierda a derecha (y viceversa) hasta quitar toda la capa de suciedad.

Después de haber raspado repite el mismo proceso con el cepillo y la pasta de dientes, de atrás hacia delante con movimientos suaves.

Y ya para terminar lava tu boca en conjunto y enjuágate con un colutorio. Cada vez que te cepilles los dientes aprovecha el final del lavado para frotar la lengua, aunque no veas la suciedad es mejor prevenir que curar.