Como limpiar la nevera a fondo con los mejores productos

La nevera es un electrodoméstico que debe ser limpiada con frecuencia debido a que acumula bacterias de alimentos que finalmente vamos a consumir. El frío ayuda a que la comida se conserve mejor, pero esto no garantiza que mucha de ella de “pudra” y deje suciedad y bacterias.

La mejor forma de limpiar la nevera a fondo es esperar a tenerla medio vacía (a fin de mes) para sacar todo lo que haya dentro y poder limpiarla cómodamente.

Normalmente los alimentos que permanecen en nevera no caducan por sacarlos fuera durante la limpieza, pero cuantos menos tengamos que sacar, menos riesgo de perder comida.

✔️ Trucos caseros para limpiar la nevera

Existen multitud de limpiadores y desinfectantes profesionales que se encuentran en tiendas especializadas, pero tenemos otros más económicos y además naturales, siempre que podemos, evitamos los productos químicos.

Igual que ocurre al limpiar los cristales, el vinagre, el limón y el bicarbonato de sodio son unos ingredientes imprescindibles debido a su poder de desinfectante natural y a sus propiedades de limpieza.

En ambos casos con ayuda del bicarbonato se eliminará la suciedad más incrustada y además neutralizará los olores, nos ayudará a limpiar la nevera con facilidad.

✔️ Como desinfectar la nevera

Una vez hayas sacado todos los alimentos, procede a quitar todas las baldas y los recipientes laterales. Éstos puedes meterlo directamente en el fregadero o en la ducha en el caso de no contar con suficiente espacio.

Una vez vaciado, asegúrate de desenchufar el frigorífico para evitar cualquier susto y además no gastar energía en balde.

#1 Vinagre

Desde tiempos ancestrales se conocen las propiedades desinfectantes y desengrasantes del vinagre, especialmente para suelos y superficies, pero también para cualquier tipo de limpieza externa.

Que vamos a necesitar

  • Un pulverizador
  • Vinagre
  • Esponja suave de lavar platos
  • Paños o trapos

El vinagre que debes echar va en función de la suciedad incrustada, llegando incluso a utilizar vinagre sin mezcla de agua. Pulveriza por toda la superficie interna y deja reposar unos minutos para que el vinagre haga su efecto.

Frota con la esponja y pasa un paño húmedo para eliminar los restos de vinagre. Puedes mezclar el vinagre con jabón de vajillas, pero luego tardarás más en quitar toda la espuma

#2 Limón

El limón también es un desinfectante natural que además tiene propiedades antibacterianas lo que le convierte en otro imprescindible de limpieza, además deja un aroma natural tras la limpieza

Que vamos a necesitar

  • Un pulverizador
  • 3 limones
  • Esponja suave de lavar platos
  • Paños o trapos

Mezcla todo el judo de los limones con 2/3 de agua dentro del atomizador, después agita hasta conseguir homogeneidad y pulveriza por toda la nevera.

Si hay mucha suciedad usa la esponja de lavar platos y después elimina los restos con un paño húmedo.

#3 Bicarbonato

El bicarbonato es un excelente neutralizador de olores que puede ser utilizado junto al vinagre o al limón para conseguir una mezcla más potente.

Que vamos a necesitar

  • Un recipiente
  • Bicarbonato de sodio
  • Esponja suave de lavar platos
  • Paños o trapos

Llena el recipiente de agua y echa 3 ó 4 cucharadas de bicarbonato, remueve un poco e introduce la esponja para humedecerla.

Comienza a frotar todo el interior de la nevera y deja actuar durante unos minutos. A continuación, pasa un trapo húmedo y quita todos los restos de bicarbonato. Escurre el trapo las veces que sean necesarias para deja run acabado impecable.

#4 Aceite de Oliva

Para el exterior de los frigoríficos de acero inoxidable, el aceite de oliva se posiciona como el mejor ingrediente sin agentes químicos para dejar un acabado impecable y brillante.

Se puede mezclar con un poco de limón para desinfectar el exterior. Mezcla unas cucharadas de aceite con un poco de limón y frota suavemente en la superficie externa, deja que actúe unos minutos y retira la mezcla.

✔️ Consejos para mantener una nevera limpia

  • No guardes envases abiertos o comida que se pueda derramar.
  • Revisa la fecha de caducidad de los alimentos para evitar malos olores
  • Haz una compra responsable y evita el excedente de alimentos (salvar comida)
  • Utiliza ambientadores naturales como el limón o los granos de café