Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar las uñas de las manos

Cómo limpiar las uñas en casa

Unas uñas limpias son una garantía de salud. Tenerlas limpias te protege de gérmenes, porque aunque no lo creas, las uñas se ensucian todo el tiempo y siempre se acumula suciedad debajo de ellas. Limpiarse las uñas adecuadamente es una línea de defensa contra la propagación de muchas enfermedades. Estamos en constante contacto con todo lo que tocamos y los gérmenes pueden propagarse. En estos tiempos de pandemia es aún más vital mantener una correcta higiene de tus uñas.

Con los consejos que te vamos a dar a continuación, además de enseñarte a hacer una limpieza de tus uñas, te daremos unos tips para mantenerlas fuertes y con brillo.

Pasos para limpiar las uñas por dentro y por fuera

Por lo general es más sencillo limpiar tus uñas antes de lavarte las manos y no después porque de esta forma el primer paso que haces es eliminar la suciedad que está acumulada dentro de las puntas.

Por tanto, remueve la suciedad de tus uñas. Con la punta de un cortauñas o con la ayuda de un palito de naranjo, elimina la suciedad que se ha acumulado debajo de ellas. Si se hace de esta forma, en seco, esta suciedad se elimina más fácilmente. De lo contrario con las manos ya en remojo te costará más.

Ahora sí, lávate las manos. Para ello podrás usar un jabón suave o de PH neutro y lavarlas bajo agua tibia. No recomendamos que utilices jabones fuertes o desinfectantes con alcohol porque te debilitan las uñas.

Coloca las uñas en remojo. Prepara un cuenco o bol con agua tibia tirando a un poco caliente y sumerge las uñas durante unos 10 minutos. Con este gesto buscamos que al dejarlas en remojo la suciedad que aún quede debajo de ellas se ablande y, puedas removerla y eliminarla más fácilmente. Otro punto a favor de dejarlas este tiempo en remojo, es que tus uñas quedarán más flexibles y tendrás menos probabilidades de romperlas durante el proceso de limpieza.

como limpiar las uñas por dentro con un cepillo

Limpia tus uñas con un cepillo de manos especial que podrás encontrar en cualquier droguería o tienda online que vendan artículos de estética. Es un cepillo económico pero, si no quieres gastarte el dinero, un cepillo de dientes que no utilices y esté limpio, te servirá para hacer la limpieza.

Simplemente frota con el cepillo de forma delicada los dedos y las uñas haciendo hincapié por debajo de ellas. Puedes añadir un poco de jabón neutro para facilitar el cepillado y que la suciedad se remueva antes. Con este paso también eliminas cualquier impureza de la piel y de la parte inferior de las uñas.

Si tienes las uñas pintadas con esmalte, será necesario que lo retires. Con un poco de algodón y la ayuda de un poco de quitaesmalte, frota las uñas con firmeza hasta eliminar cualquier residuo del esmalte. Empieza desde la cutícula hasta el extremo de la uña, y pasando también por los costados para que se queden limpias en su totalidad.

Por último, lava de nuevo tus manos con agua y jabón neutro. Así garantizas tener tus manos limpias y eliminas los restos de quitaesmalte que queda impregnado en la piel.

Y para rematar, puedes leer éste artículo para blanquear tus uñas amarillentas y dejarlas como nuevas.