Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar los ácaros de tu casa

cómo limpiar ácaros

Los ácaros son pequeños insectos de la familia de los arácnidos, viven en el polvo doméstico y rara vez superan el medio milímetro de tamaño. El hábitat donde mejor se encuentran estos pequeños bichitos es en entornos donde hay cierto grado de calor y humedad, generalmente los entornos propiciados por el ser humano reúnen estas condiciones.

Aunque suelen estar presentes durante todo el año, en verano es cuando aumenta la proliferación de ácaros en el hogar debido a las altas temperaturas y grados de humedad.

Suelen ser el motivo de muchísimas alergias, provocan asma bronquial, rinitis o incluso  conjuntivitis. Que los ácaros no convivan entre nosotros es casi imposible, pero vamos a darte algunos consejos para reducirlos y paliar así los posibles síntomas de alergia que éstos pueden causar.

Pasos para limpiar los ácaros

  • Ventila la casa

Parece algo evidente y que todo el mundo hace, pero queremos que sepas que es un paso crucial para eliminar el mayor número de ácaros. Abre las ventanas y ventila la casa durante unas horas por la mañana, de esta forma el aire renovará el ambiente por completo. Donde más pueden acumularse los ácaros es en los colchones y almohadas, por ello debes poner especial atención en la ventilación de los dormitorios y no hacer la cama inmediatamente sino dejar que ventile la habitación durante unas horas mientras aprovechas para limpiar otras zonas del hogar.

  • Limpia y elimina el polvo

No te recomendamos que utilices plumeros para limpiar el polvo. Es aconsejable que lo limpies con un paño húmedo, así evitas que al remover la suciedad ésta pase al aire y queden los ácaros en suspensión. Además, siempre es preferible que uses un aspirador en lugar de una escoba, y si en casa hay alguien alérgico el aspirador debe contar con un filtro especial. Los filtro HEPA ayudan a absorber los ácaros.

Cómo limpiar los ácaros de tu casa
  • Controla la humedad en el ambiente

Como ya te hemos comentado al inicio, los ambientes muy húmedos son ideales para los ácaros, por ello debes mantener las condiciones de humedad de tu hogar por debajo del 50%. Si tienes calefacción en casa, al tenerla muy elevada la humedad se hace más palpable, por ello deberás poner la temperatura entre los 19-21 grados a ser posible.

Existen aparatos deshumidificadores que pueden facilitarte esta labor y su uso es muy recomendado en casas con mucha humedad.

Otro truco: la tiza, el carbón vegetal o el arroz son elementos que funcionan como perfectos absorbentes de humedad. Si tienes algunas zonas de la casa afectadas incluso alguna estantería o mueble, bastará con que pongas un saquito con el arroz o tiza. Recuerda cambiarlo periódicamente.

  • Especial cuidado en el colchón, sábanas y almohadas

Evita el algodón o la lana en los tejidos de las almohadas y la ropa de cama. Estos tejidos son de pelo largo y los ácaros anidan con facilidad. Evitando su uso impides que se propaguen con más rapidez. Lo indicado son tejidos de látex o fibra sintética que además son fácilmente lavables a máquina o a mano.

En el mercado existen fundas antiácaros que impiden que estos se concentren, su uso te será de gran ayuda y mayor protección frente a los ácaros. También te recomendamos que pases el aspirador con el filtro antiácaros por encima del colchón y almohadas para una limpieza más óptima.

Lava las sábanas con regularidad una vez a la semana y a una temperatura superior a 60º. Es preferible hacerlo así porque de hacerlo en frío, buena parte de los ácaros pueden mantenerse entre las fibras de los tejidos con vida y el problema persistiría. Lavar la ropa en seco también garantiza una limpieza óptima de tu ropa de cama.

  • Evita las alfombras y felpudos

Las alfombras son un nido de ácaros y más cuando se tienen mascotas como perros o gatos. Si es tu caso, lo mejor es renunciar a cualquier alfombra para tener un hogar libre de ácaros y libre de suciedad o polvo. Si de lo contrario, decides obviar estas recomendaciones, es fundamental que las laves y limpies correctamente a diario.

También puedes optar por alfombras finas y ligeras que se lavan con mayor facilidad.

  • Usa productos acaricidas

Los acaricidas son productos químicos similares a un insecticida. Carecen de toxicidad para nosotros el ser humano y te ayudarán a eliminar los ácaros más persistentes.

Los puedes encontrar en cualquier supermercado e hipermercado. Lo único que debes tener en cuenta es que esto hará que los ácaros mueran, pero aún muertos pueden tener efectos alérgenos, por tanto después de cada uso, deberás limpiar siguiendo las indicaciones que te hemos explicado anteriormente.

Siguiendo estos consejos básicos de limpieza del hogar conseguirás reducir las molestias ocasionadas por las alergias debidas al polvo y a los ácaros domésticos. Adquirir buenos hábitos de limpieza siempre son la clave.