Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar los oídos y eliminar la cera correctamente

La cera o el cerumen es una defensa natural del cuerpo humano que se forma en el oído externo con el objetivo de proteger de agentes externos.

Para limpiar la cera de los oídos y la suciedad incrustada no utilices bastoncillos en el oído medio, justo el que se encuentra antes del tímpano, pues lo único que vas a conseguir es presionar la cera hacia dentro pudiendo provocar infecciones auditivas como la otitis. 

Para comprender cómo debes limpiar tus oídos, debes conocer las diferentes partes de las que se compone y cuál es su función principal.

Partes del oído y la oreja

El oído se compone por 3 zonas diferenciadas: oído externo, oído medio y oído interno.

como limpiar mi oido por dentro y fuera
Imagen recogida en www.unprofesor.com

La cera o el cerumen se crea en la zona del conducto auditivo externo (oído externo), justo en el espacio que hay en la entrada hasta la zona del tímpano.

La cera se crea como un mecanismo de defensa para evitar que agentes externos (gérmenes, insectos o partículas) penetren dentro y puedan provocar infecciones.

El mismo conducto auditivo se encarga de expulsar el exceso de cera a través de un mecanismo conocido como movimiento de espiral.

¿Y por qué se acumula tanta cera en nuestro oído?

En ocasiones se crea mas cera de la que el oído es capaz de expulsar con su propio mecanismo y es cuando se crea el tapón de cera o sentimos la necesidad de limpiarlo.

Normalmente los tapones se crean en un oído y lo notamos fácilmente porque sentimos falta de audición, bien cuando descolgamos el teléfono o cuando estamos hablando con alguien.

Cómo limpiar la cera del oído

No uses bastoncillos para limpiar el conducto auditivo, están diseñados para quitar la suciedad de la oreja por toda la zona externa pero nunca debes utilizarlos para insertarlo en el agujero.

Utiliza estos trucos caseros para limpiar los oídos sin dañarlos:

1. Agua y sal. Hierve medio cazo de agua y añade dos cucharadas de sal fina. Deja que se enfríe y recuestate del lado contrario del oído que vayas a limpiar. Echa dos o tres gotas y retira el exceso con un algodón sin presionar. Ahora repite el mismo proceso en el otro oído.

2. Aceite especializado. En la farmacia venden botes pequeños de aceite con un aplicador, ideal para echar 2 ó 3 gotas en cada oído. Aplica una gotas antes de dormir y tapa con un pequeño algodón. Al día siguiente retira los restos con el mismo algodón.

3. Spays auditivos, son adecuados para la limpieza auditiva y para el correcto mantenimiento a diario. También sirven para prevenir los tapones de cera y no son agresivos.

No se recomienda usar agua oxigenada pues reseca la zona del tímpano. En su lugar es mejor usar aceite de oliva o aceites especializados.

Limpiar agujeros de los pendientes

Te sorprendería conocer la multitud de personas que llevan años con los pendientes en las orejas y no se han quitado para limpiar.

Esto provoca la formación de grasa, cera externa y mal olor que ofrece una sensación poco higiénica.

limpiar agujeros de oidos y orejas

Para limpiar los agujeros de los aros coge un pendiente cualquiera y extiende hilo dental. Ahora introduce el pendiente con el hilo y retira el aro, deja el hilo dentro y comienza a limpiar con suaves movimientos.

Quitar el tapón del oído con una jeringuilla

¿Qué ocurre si tenemos un tapó duro de cerumen? Hay dos opciones, utilizar una jeringuilla en tu casa o acudir al médico de cabecera para que valore el estado del tapón.

Lo mas adecuado es que un especialista revise tu sistema auditivo. Es un proceso muy sencillo, con una cuña debajo del oído, el especialista introduce una jeringa con agua templada y la empuja para que el agua a presión arrastre toda la suciedad hacia afuera.

También puedes hacerlo desde tu casa con una jeringuilla desinfectada y agua templada.

Ten en cuenta que la presión ejercida no será tan fuerte como la de una jeringuilla profesional y además conlleva pequeños riesgos como perforación del tímpano o pequeños mareos.