Saltar al contenido
123LimpiaOtraVez

Cómo limpiar y desinfectar una herida

cómo limpiar y desinfectar una herida

En nuestro día a día podemos sufrir accidentes cotidianos que pueden ocasionarnos lesiones leves, heridas y rasguños. En la cocina mismo, ¿Quién no se ha cortado pelando patatas? A veces por mucho cuidado que lleves, si estás utilizando un cuchillo, puedes cortarte y causar una pequeña herida.

De igual forma es inevitable, si tienes niños pequeños en casa. La actividad diaria de los niños implica saltar, jugar, correr y en muchas ocasiones acaban tropezándose o golpeándose. Aunque como padre vayas con mil ojos, hay situaciones que no puedes controlar.

Por ello es importante no estar en desconocimiento y saber el protocolo de actuación para limpiar y tratar una herida. De esta forma, evitarás elevar el riesgo de infección.

Primero valora la gravedad de la herida

El primer punto a tener en cuenta es valorar la gravedad de la herida. Debes acudir a un médico urgentemente si se trata de una herida grave o profunda. Si el sangrado no remite, aprieta la herida con una gasa o la ropa que tengas a mano y acude a un centro de urgencias.

Por ejemplo en los siguientes casos:

  • Si la herida es profunda y grande, seguramente necesite puntos de sutura.
  • Si en la herida hay algún objeto que no se pueda retirar, es mejor no tocarlo ni moverlo y que lo haga un médico de urgencias.
  • Si hay una hemorragia que no se detiene a pesar de estar haciendo presión. O incluso si una vez detenida, vuelve a sangrar.
  • Si la herida ha sido causada por la mordedura de un animal, porque lo más probable es que deban administrar antibióticos y una vacuna antitetánica.
  • Si la herida es en zonas sensibles como genitales, cara u ojos.

Además debes tener en cuenta que puede tratarse de una herida interna como una rotura de hueso. No siempre se expulsa sangre al exterior pero hay que abordarla de urgencia y que lo trate un profesional.

detener la hemorragia de la herida

Detén la hemorragia de la herida

Tanto si la hemorragia es grave como leve debes detener el sangrado lo antes posible. Normalmente los pequeños rasguños se pueden tratar en casa sin mas problemas. En cualquiera de los dos casos debes detener la hemorragia antes de tomar una decisión.

  1. Lávate las manos con agua y jabón antes de limpiar y curar la herida. Aunque a veces creas que tus manos están limpias, son un foco importante de bacterias. Estamos constantemente tocando y manipulando objetos y hay que mantener la correcta higiene.
  2. Detén la hemorragia con la ayuda de un pañuelo o gasa limpios. Haz presión sobre la herida. Es importante que la gasa o pañuelo no suelten pelusas para que no se quede nada dentro de la herida y provoque una infección. En el caso del algodón está contraindicado.

Limpiar heridas con suero fisiológico

Si has llegado a la conclusión de que es una pequeña hemorragia, podrás tratarla desde casa.

Una vez compruebas que se ha detenido el sangrado, puedes limpiar la herida con con suero fisiológico. No debes frotar, limpia con cuidado, suavemente y siempre límpiala desde el centro hacia los extremos para evitar que se acumulen restos de suciedad en la herida.

No es conveniente que utilices jabón. Normalmente los jabones tienen un PH ácido y alteran la flora de la piel y puede dificultar el cicatrizado de la herida. Tampoco debes introducir la herida debajo del grifo, pues el contacto con un chorro de agua puede empeorar la hemorragia.

limpiar heridas con suero fisiológico

Cómo desinfectar la herida

Cuando ya tienes la herida limpia, es momento de secar bien la piel y desinfectar la zona.

  • Con un paño limpio o gasa seca a toquecitos la herida. Recuerda no usar algodón en estos casos porque la pelusa que suelta puede causar una infección. Puedes no darte cuenta y dejar restos del algodón en la herida. Por eso siempre utiliza una gasa o paño que no desprenda fibras. Desde aquí queremos evitar males mayores.
  • Aplica un antiséptico para desinfectar la herida. Puedes usar clorexhidina o povidona yodada.
  • A continuación, tapa la herida con una gasa limpia y un esparadrapo para fijar la gasa y que no se mueva. También puedes utilizar un apósito transpirable o una tirita.

Las lesiones y heridas es mejor cubrirlas siempre y no dejarlas al aire libre para evitar infecciones por agentes bacteriológicos del exterior. Procura que no incida el sol en la herida. Si está expuesta directamente a los rayos solares puede provocar una inflamación y complicar el proceso de cicatrizado.

# Vista previa Producto Precio
1 Senti2, Suero fisiológico - 60 monodosis Senti2, Suero fisiológico - 60 monodosis 4,90 EUR

Después de limpiar la herida, haz un seguimiento

Haz un seguimiento de la herida durante las 24-48 horas posteriores. De esta forma controlarás que no haya ningún signo de infección, como puede ser segregación de pus, enrojecimiento o dolor. Conforme pasen las horas lo normal es que la herida cicatrice sin ningún inconveniente.

En ocasiones si la herida requiere de repetir el proceso de desinfectarla, la cura de la misma irá espaciada en el tiempo según el tipo de infección, dolor o la cantidad de exudado de la herida. Ante cualquier duda siempre consulta a tu médico.

Finalmente te recomendamos que tengas en casa o incluso si sales de viaje, un pequeño botiquín con antiséptico como la povidona yodada, esparadrapos, gasas estériles, alcohol, agua oxigenada y unas pinzas y tijeras.