¿Limpiar con amoniaco o con lejía? consejos y cuidados

El amoniaco es un elemento químico que se forma de manera natural en el medio ambiente, en los alimentos e incluso en los seres humanos y que se utiliza especialmente para limpiar de manera eficaz.

Al ser un producto altamente abrasivo, su uso y manipulación conlleva unas indicaciones que debemos seguir. Quemazones en la piel, picor en los ojos e incluso intoxicación por respirar el vapor de lejía mas tiempo del debido, son sólo algunas situaciones que pueden darse en el caso de no cumplir las advertencias.

Amoniaco, usos y aplicaciones

El amoniaco se utiliza especialmente por su poder desengrasante. Se diferencia de la lejía en que ésta es desinfectante y el amoniaco desengrasante, no tienen mucho parecido en cuanto a su finalidad pero si en cuento a su toxicidad.

-. Amoniaco: Se utiliza especialmente por su rápida evaporación y su poder de quitar la grasa. En los cristales y espejos es muy útil pues usando un material adecuado con amoniaco evitamos dejar marcas indeseadas.

-. Lejía: Es mas utilizada cuando toca desinfectar (que no es lo mismo que limpiar). Muy útil para limpiar inodoros o superficies que no sabemos si han sido desinfectadas anteriormente, como por ejemplo cuando te mudas a una nueva casa.

⚠️ Nunca debes...
Mezclar amoniaco con lejía, es tan tóxico que puede resultar mortal.

Tenemos una creencia errónea de pensar que mezclar dos productos químicos desinfectantes vamos a conseguir una limpieza mas profunda, lo que mucha gente no sabe es que dicha mezcla puede ser tan tóxica para cualquier ser viviente y puede acarrear consecuencias muy graves.

Cómo limpiar con amoniaco y detergente

Los envases comerciales de amoniaco ya suelen venir preparados para su uso, normalmente vienen diluidos con productos menos corrosivos e incluso amoniaco con detergente perfumado, sin embargo, siempre se aconseja volver a diluirlo manualmente antes de limpiar.

Lo mejor es mezclar una parte de amoniaco por cada 3 partes de agua, el acabado va a ser el mismo y tus vías respiratorias lo agradecerán.

Es aconsejable que leas las precauciones que debes tener en cuenta antes de limpiar con amoniaco, lejía o cualquier producto corrosivo, las detallamos mas abajo.

Limpiar con lejía ¿es aconsejable?

Hipoclorito de sodio es un compuesto químico que se conoce como lejía y que es utilizado en gran variedad de situaciones ya sea para limpiar, desinfectar, blanquear e incluso eliminar olores.

Pasar tiempo sobre expuesto a productos abrasivos puede desembocar en graves consecuencias, es por ello que se aconseja el uso limitado de lejía para casos extremos que requieran de una desinfección, como por ejemplo en inodoros, WCs o espacios que no hayan sido higienizados con frecuencia.

En este artículo detallamos varios trucos caseros para desinfectar la taza del inodoro sin recurrir a compuestos químicos.

Usos apropiado de la lejía

Normalmente la lejía es conocida como el mejor desinfectante químico, aunque también tiene otros usos secundarios tales como:

  • Blanqueador de telas y prendas de ropa
  • Elimina olores

Las principales desventajas es que no se puede utilizar en todo tipo de superficies u objetos pues puede llegar a oxidarlos o eliminar su capa natural, como es el caso del parquet y que es un producto altamente abrasivo.

Si alguna vez has probado a limpiar con lejía y estar expuesto durante un largo periodo de minutos habrás notado un ligero escozor en los ojos y un picazón en la nariz que tarda horas en desaparecer. Esto significa que has estado demasiado tiempo expuesto a los vapores y debes tomar aire en un lugar ventilado.

Precauciones para limpiar con amoniaco

Obviando las propiedades higienizantes de ambos productos químicos, es muy importante seguir una serie de pautas si no quieres que te ocurra lo mismo que a esta mujer, quién murió intoxicada por limpiar sin un sistema adecuado de ventilación.

✔️ Ventilación del cuarto

Es muy importante comprobar si el habitáculo que vamos a limpiar posee un sistema de ventilación, ya sea una ventana, una puerta o un ventilador anti-humos. En el caso de no tenerlo, debemos hacer turnos de limpieza sin sobrepasar los 15 minutos, pues el vapor de la lejía o amoniaco puede dañar los ojos y las fosas nasales.

✔️ Mascarilla

mascarilla para limpiar amoniaco

No es necesario tener una mascarilla profesional, a veces basta con coger una prenda de ropa vieja y protegernos las fosas nasales. Si quieres protegerte mejor, nuestra recomendación es que adquieras una mascarilla anti-polvo que podrás utilizar en el futuro, bien para limpiar, para salir a la calle con alto grado de contaminación o para cuando estás enfermo y no contagiar a los demás.

✔️ Guantes

guantes para limpiar con lejia

Por menos de un euro puedes hacerte con un par de guantes de látex, los mismos que se usan para limpiar la vajilla. Es muy importante proteger nuestras manos, especialmente si tenemos heridas sin cicatrizar. Todos los trabajos de limpieza debe ser realizada con guantes de protección, las manos se estropean y se resecan con facilidad.

✔️ Gafas 

gafas para limpiar
Haz click sobre la imagen para hacerte con las tuyas

Puede parecer exagerado, pero agradeceréis estar protegidos cuando la exposición al amoniaco se alargue mas de lo debido. Toda protección es poca cuando se trata de limpiar con productos químicos y abrasivos. También puedes utilizar gafas de bucear con cristal transparente.

✔️ Tiempo de exposición

Cuanto menos tiempo estés en contacto con la lejía, mejor. Debemos tener en cuenta si el cuarto está ventilado o al aire libre, es este caso la exposición puede prolongarse unos minutos mas. En cualquier caso debes paralizar el trabajo si sientes picor o escozor en las fosas nasales o en los ojos.

No uses amoniaco o lejía en los siguientes casos

Es posible que quieras limpiar superficies u objetos cuya composición desconoces, en ese caso te recomiendo utilizar otras alternativas que no estropeen dicho material, recuerda que estamos hablando de productos corrosivos que lejos de limpiar, pueden estropear.

❌ Si no tienes una ventilación adecuada, prueba otras alternativas menos agresivas. Si son materiales portátiles, ve a un lugar con ventilación. En el caso de ser productos estáticos como la bañera o el suelo intenta exponerte el menor tiempo posible.

❌ No estás seguro de los materiales que forman lo que quieres limpiar, posiblemente requieran productos específicos de limpieza.

Has usado productos químicos recientemente, espera unos días para que tus vías respiratorias se recuperen.

No te sientes seguro usando productos abrasivos, en el mercado encontrarás una amplia variedad que pueden sustituir al amoniaco y la lejía.