Como limpiar la conciencia para no sentirse culpable

El ser humano tiende a realizar acciones de las que luego se siente culpable, bien porque no ha actuado en función de la ética, porque ha tomado una decisión errónea o porque en un momento pensó que estaba bien hacer lo que hizo y a día de hoy se arrepiente.

No desesperes, todos hemos sentido culpabilidad en algún momento de la vida y muchas veces tendemos a actuar en función a unas ideas que no nos pertenecen, bien por cultura o por religión o porque no estamos en nuestra capacidad para tomar decisiones por nuestra cuenta.

Sentimiento de culpa: como quitarlo

Lo primero que debes hacer es aceptar que es un proceso por el cuál debes pasar para finalmente aliviar tu conciencia. Analiza que es lo que te ha hecho sentir culpable y por qué te sientes así «¿si no lo hubieses hecho te sentirías mejor?».

Hay un dicho que dice «es mejor hacerlo y arrepentirse que no hacerlo y quedarte con las ganas», siempre y cuando no atentes contra la integridad de los demás. Esto quiere decir que el ser humano tiende a no hacer o decir lo que desea por miedo a lo que piensen los demás y en el momento de llevar a cabo una acción de la cuál no estabas seguro, llega el sentimiento de después.

Algo que funciona es expresar lo que sientes «¿por qué te sientes culpable?», ¿qué podrías hacer para transformar un sentimiento negativo en positivo? Habla con alguien de tu entorno que pueda entenderte y busca opiniones en personas de confianza y que puedan aportar ayuda positiva. Si tu familia es católica y tu te consideras ateo, no tiene sentido que te desahogues con ellos, pues solo querrán hacerte ver que «has hecho mal» y que no vas por buen camino.

Esto no significa que tengas que dar de lado a personas de tu entorno por tener un pensamiento diferente pero sí debes saber dónde buscar ayuda para un tema determinado. En este caso es mejor que te apoyes en amigos o gente no relacionada con la religión, te ayudarán a limpiar la conciencia.

Pide disculpas siempre

En ocasiones, el sentimiento de culpabilidad está unido a la repercusión hacia otra persona, alguien ha podido salir perjudicado tras nuestro movimiento. A veces no somos conscientes y otras, no nos queda mas remedio que tomar una decisión que pueda afectar a terceros, es por ello que siempre debemos pedir disculpas, además de hacer sentir bien a la persona perjudicada, te sentirás bien contigo mismo.

Estudia si puedes recompensar a el o los perjudicados ya sea con buenas acciones o con un regalo, bajo mi punto de vista es mejor la primera opción.

No tengas miedo a reconocer que has hecho algo mal y que has perjudicado a terceras personas, pues el reconocerlo es el primer paso para limpiar la conciencia. Con el tiempo acaban entendiendo y perdonando.

Todo tiene su parte positiva

Y cuando digo todo, es todo. De un problema con connotaciones negativas se puede sacar un punto positivo, nos sirve para aprender, tomar experiencia, saber que debemos hacer la próxima vez que nos encontremos en una situación similar y tomaremos consciencia de ello.

Si has entendido que has cometido un error y has perjudicado a alguien, es un gran paso para ti, te servirá para entender el daño ocasionado y pensarlo dos veces en la próxima ocasión. Igual que puedes perjudicar a terceros, también puedes ser un perjudicado, en este caso deberás tolerante y aceptar las disculpas.

Y recuerda lo mas importante…«todo tiene solución menos la muerte» ¿que puedes hacer para mejorar tu situación?